Consulta Psicológica

La terapia es un espacio de escucha y aceptación, un lugar seguro y de confianza donde sentirte tú mismo/a, donde expresar con libertad aquello que estás viviendo que te causa malestar y explorar conjuntamente la forma de salir de ahí.

PSICÓLOGA SANITARIa COLegiada AN-06217

Proceso terapéutico

El proceso terapéutico está determinado por las características de cada cliente y se adecúa a su ritmo y sus necesidades, estableciendo desde el comienzo los objetivos terapéuticos que se deseen conseguir, los cuales van a marcar las líneas de trabajo.

la comunicación será:

Verbal

Atendiendo a lo que el cliente expresa o deja de expresar en su discurso hablado, lo que le está ocurriendo, cómo le afecta, qué objetivos desea conseguir, sus inquietudes.

Corporal

Prestando atención a lo que su cuerpo manifiesta a través de los gestos, el tono de voz, la mirada, la postura, el movimiento de manos, la estructura corporal, etc.

¿Por qué una terapia?

Las vivencias que el ser humano tiene al comienzo de la vida configuran su personalidad, su forma de presentarse ante el mundo. Si el entorno familiar y/o social en esos primeros años no fue suficientemente seguro y estable, el infante tuvo que construir un sistema defensivo que se desarrollará de forma inconsciente a través de bloqueos, tensiones musculares, patrones neuronales crónicos que lo mantuvieron a salvo, y a la vez redujeron la cantidad de energía disponible en su cuerpo.

Este sistema defensivo se estableció tanto a nivel psíquico como físico, es decir, que mente y cuerpo trabajaron al unísono para bloquear la energía y así proteger a esa persona de sus experiencias dolorosas. Eso hizo que también que los recuerdos y las emociones se bloquearan, evitando el sufrimiento y a la vez impidiendo sentir la alegría y el placer de la vida, causando a la larga angustia y ansiedad. De este modo, las defensas toman forma de patrones crónicos de respiración superficial, tensiones profundas crónicas, patrones fijos de pensamientos limitantes, sistemas de creencias negativas o de comportamientos destructivos que alejan al ser humano de una vida plena y feliz, y que a su vez, le llevan a vivir nuevas experiencias dolorosas que bloquearán aún más su cuerpo, en un círculo cerrado, sin salida.

Romper el círculo de malestar

El enfoque terapéutico que se propone comienza poniendo conciencia sobre  esos bloqueos, agradeciendo la función de protección que han ejercido cuando ha sido necesario, y a la vez, trabajando con ellos para que vayan perdiendo fuerza. ¿De qué manera? Por una parte, utilizando una poderosa herramienta, la percepción de sí mismo/a, bservando la postura que se adopta, las sensaciones corporales, la forma de respirar. Es importante darse cuenta de las tensiones profundas que bloquean el cuerpo, el lugar, la forma en que se presentan los bloqueos. Las técnicas de atención plena son un recurso eficaz para complementar el trabajo de toma de conciencia.

Por otra parte, realizando algún movimiento que ayude a desbloquear una zona tensa o a expresar una emoción, profundizando la respiración mediante una postura de apertura o permitiendo que salga la voz. Y una vez más, la conciencia de sí mismo/a, poniendo la atención a lo que ocurre dentro, también poniendo atención a lo que ocurre fuera, en la relación terapéutica, en el encuentro con el otro. De la relación de confianza que se establezca entre terapeuta y paciente va a depender gran parte del éxito de la terapia, favoreciendo el proceso desde el primer día.

Unido al trabajo corporal va la elaboración cognitiva, poniendo palabras que den sentido a lo vivido, que recojan el movimiento emocional que ha tenido lugar, que elaboren racionalmente la experiencia y ayuden a integrarla en el proceso. La última parte de la sesión puede ser un buen momento para ello. Se trata de que lo descubierto o vivenciado en el espacio terapéutico no se quede en una experiencia estéril, sino que se procese e integre en la vida cotidiana.

Terapia de pareja

La relación de pareja

ocupa uno de los lugares más importantes de la vida en la etapa adulta, no sólo por el tiempo e intimidad que se comparten en ella, sino porque además ayuda a crecer como personas, siempre y cuando la confianza, la comunicación y el respeto sean sus pilares básicos.

En algún momento de la relación puede surgir una crisis, y a pesar de que sigue estando presente el sentimiento amoroso, se pone en peligro la continuidad de la relación. A menudo, con la pareja se repiten patrones de conducta que fueron aprendidos en la infancia, de los cuales no hay conciencia, y que con frecuencia marcan la relación desde el conflicto, la dependencia emocional, el miedo a sufrir y la desconfianza que éste conlleva, cargando la convivencia diaria de recelos y resentimiento.

 

la oportunidad para tomar conciencia

Acudir a terapia de pareja cuando surgen estas dificultades, puede ser la oportunidad para tomar conciencia de qué aspectos facilitan que se dé una relación sana y equilibrada, y cuáles, por el contrario, están obstaculizando el crecimiento. Cada uno aporta a la relación sus valores, inquietudes, cualidades, su propio carácter, los vínculos con la familia de origen, y a su vez, va a trasladar a la pareja aspectos más problemáticos de sí mismo, como sus propias inseguridades o conflictos de la infancia no resueltos que pueden provocar una ruptura, y darse cuenta de ello ayudará sin duda a que la relación pueda seguir creciendo.

Cómo será la sesión

La metodología va a depender de las características de cada pareja. Habitualmente, las sesiones tendrán momentos en los cuales se trabajará conjuntamente, alternados con otros donde se cree el espacio para trabajar cada uno por separado, analizando las propias dificultades, miedos y patrones relacionales que pueden estar afectando a la relación, y a la vez identificando y expresando sus necesidades, para después poder negociarlas con el otro miembro de la pareja.

La terapia de pareja puede ser el espacio necesario que os ayude a escucharos y comprenderos el uno al otro, puntos esenciales para compartir una relación amorosa plena que colme vuestras necesidades afectivas y sexuales satisfactoriamente.

Excelente profesional , muy implicada y cercana. Combinación de trabajo mental y corporal que me ha ayudado y me sigue ayudando a superar ansiedad que no me dejaba realizar vida normal. Continúo en tratamiento y estoy encantada de haberme decidido a empezar.
Paloma
Se realiza una terapia excelente. Llevo dos años en terapia y gracias a Maite he superado una depresión y he avanzado muchísimo. La he recomendado a varias personas de mi entorno y también están encantados. Es una excelente profesional, siempre se está actualizando y sabe tratarte perfectamente. La recomiendo muchísimo.
Laura
Gran profesional, me encanta el trabajo que hace, el tema físico del cuerpo no lo había trabajado antes y da muy buen resultado. Me está ayudando mucho, es un antes y un después. Gracias!
Erica
Es la primera vez que iba a una psicologa, y he acertado en todos los sentidos. Comence a ir por la ansiedad generada por una oposicion, y ademas de ir en el camino a tu lado para superarla, ya que tiene unas herramientas de trabajo magnificas, te das cuenta que estas trabajando en mil cosas mas que no ibas en un principio. Gracias por todo.
Elisa
Gracias a esta metodología estoy conociéndome a mí mismo y aprendiendo muchas cosas sobre cómo funcionamos como seres humanos. Estaba pasando una etapa complicada a nivel emocional y sentimental y gracias a este centro voy saliendo del túnel.
José Luis
No estaba segura de ir al psicólogo pero al final me decidí y muy bien, ahora me siento como una persona nueva. Maite me hace sentir como en casa, me ha ayudado mucho con la ansiedad. Muchas gracias :)
Anna

Infórmate sin compromiso